Después de clases un grupo de escolares de los últimos años se reunen a jugar fútbol en la cancha sintética del colegio Pedro A. Labarthe. Las instalaciones del colegio un punto neurálgico del distrito de La Victoria, es ahora el escenario donde veinte chicas quizás sin saberlo están cambiando el destino de su propia vida.

Fuente: Embajada de los Estados Unidos
Fuente: Embajada de los Estados Unidos

El potencial del fútbol como una herramienta de desarrollo humano, recién está dando sus primeros pasos en nuestro país. Sólo un puñado de colegios de mujeres participa en las competencias de fútbol. Su importancia para establecer nuevos y mejores roles para la mujer con el proyecto USA-PERU, un proyecto piloto que debe ser más extendido

Fuente: Embajada de los Estados Unidos
Fuente: Embajada de los Estados Unidos

Los entrenamientos están desarrollado por chicas que participan en el equipo de fútbol femenino Colombia-Perú. Estos trabajos físicos tienen como propósito impulsar el cuidado personal en las chicas.

Fuente: Embajada de los Estados Unidos
Fuente: Embajada de los Estados Unidos

Pero no sólo es una experiencia deportiva. El progama también busca abrirles nuevos horizontes a las chicas que participan en el proyecto. Las visitas a diferentes establecimientos de la cultura norteamericana, ayuda a estas chicas a salir de su burbuja, y experimentar actividades que cambian la forma en que ven el mundo.

Fuente: Embajada de los Estados Unidos
Fuente: Embajada de los Estados Unidos
Fuente: Embajada de los Estados Unidos
Fuente: Embajada de los Estados Unidos

Otros días son capacitadas por expertos de organizaciones como Tierra de Hombres, en desarrollo de emociones y habilidades sociales. Estas capacitaciones tienen un alto valor práctico, y les da herramientas a las participantes para que puedan manejar sus emociones tanto en sus hogares como escuelas. 

Fuente: Embajada de los Estados Unidos
Fuente: Embajada de los Estados Unidos

Finalmente buscan reforzar la enseñanza del inglés, lo que abre una ventana de oportunidades para ellas que pronto tendrán que decidir su futuro lejos de las aulas escolares. En estas tardes después de clases el aprendizaje se siente integral, no sólo se trata de estudiar por acabar, sino de estudiar para crecer.

Fuente: Embajada de los Estados Unidos
Fuente: Embajada de los Estados Unidos

El proyecto fomentado por la Embajada de Estados Unidos alcanza una meta que no se contemplaba. Un grupo de jóvenes adolescentes de otros colegios, empiezan a convertirse en amigas. Una amistad fundada en el cambio. El futuro aunque permanece incierto, ya no es un lugar tan malo. Aprender un idioma, a decir no a lo que no te gusta, aprender a meter goles. 

1 Comments
Marcos Alegre Angeles 12 noviembre, 2015
| |

Respetuosamente sugiero que a esta página web se le incluya el logo "facebook" para tener la opción de compartir la información de esta excelente iniciativa de la Embajada de los Estados Unidos de NorteAmérica en Lima-Perú. Gracias.