Patricia es la primera española en dirigir un equipo de la liga estadounidense. Y su pasión por el fútbol es lo que le ha llevado a difundir por todos lados, sobre todo a países como Uganda.

Al pisar suelo africano vio una pelota hecha por los niños de la zona y lo primero que hizo fue mover los pies para enseñarle a las personas lo lindo de este deporte.

Los niños y niñas de Uganda en pleno calentamiento.
Los niños y niñas de Uganda en pleno calentamiento.

«A pesar de que ves la muerte muy de cerca, la corrupción, la enfermedad. El fútbol le da ilusión y un futuro mejor. Les enseñamos respeto, integración, dignidad, igualdad, compañerismo», comenta entusiasmada.

La enseñanza del fútbol les ha permitido a los niños ha adquirir valores para su vida.
La enseñanza del fútbol les ha permitido a los niños ha adquirir valores para su vida.

Por otro lado, ella realiza eventos benéficos para esta causa. Todo lo recaudado es para los materiales deportivos y establecer una escuela.

Futbol Sin Fronteras es llevado a todas las zonas más pobres del mundo.
Futbol Sin Fronteras es llevado a todas las zonas más pobres del mundo.

La misión ahora es Marruecos. Patricia espera que en Marruecos pueda hacer lo mismo que Uganda. Como jugar a fútbol con los niñas y niñas, enseñarles español, los derechos humanos y todo lo que conlleva.

«Ya me fue difícil en Uganda que las niñas se integraran en el fútbol, dice Campos, quien tiene como reto realizar con éxito su trabajo en Marruecos, «a pesar de que sea una cultura con un machismo más fuerte», expresa.

Fuente: Elmundo

0 Comments

No Comment.