Para algunas personas la unión entre el arte y el fútbol es algo absurdo, pero desde que Betirri optó por tomar el pincel y dejar la carrera de arquitectura a un lado. Se le ocurrió la idea de fusionar sus pintura acrílicas con la esencia de la pasión por el fútbol.

Betirri desde pequeño ha sido un apasionado del fútbol. En 2006 fue al Mundial de Fútbol en Alemania y cuando regresó al estudio quiso pintar fútbol. Construyó el concepto de sus obras como los uniformes en el juego sin los jugadores y desde la técnica se inspiró en pintores del renacimiento italiano y holandés.

Pero no solo son pinturas de uniformes sin cuerpos que danzan tras un balón, sino también Betirri ha captado la belleza del cuerpo femenino en unión con el deporte rey.

0 Comments

No Comment.