Dos recaídas tuvo Vero la cual hicieron que se ausentara por 156 días del terreno de juego. Ese es el tiempo transcurrido desde la eliminación de la selección española femenina de fútbol del pasado Mundial de Canadá hasta su estreno en partido oficial con su nuevo equipo alemán.

Tras disputar los últimos diecinueve minutos de la goleada (0-5) del Bayern de Múnich sobre el Bayer Leverkusen, Boquete reconoció que no está «al cien por cien, pero siente que dió el primer paso».

«Fue difícil, pero por suerte el club ha tenido mucha paciencia. Mi entrenador nunca me ha apurado y el equipo ha ido ganando, sacando el punto negativo de la eliminación en la Liga de Campeones. Ese fue un golpe duro para mí personalmente porque desde que empezaron las negociaciones sé que me quieren para ese tipo de partidos», lamentó.

«Estoy en Múnich y estoy en el Bayern», subrayó, «porque juego al fútbol. Y cuando no puedes hacer tu trabajo es frustrante».

Por otro lado, Vero tuvo el apoyo de su compatriota  Javi Martínez y de Thiago Alcántara quienes tuvieron palabras de aliento, ya que permaneció cuatro meses de baja.

«Ellos saben lo difícil que es llegar a un sitio nuevo y tener una lesión larga. En esos momentos es importante que sientas apoyo y tranquilidad, porque cuando estés bien habrá otros partidos y otros objetivos», comentó la santiaguesa.

También el técnico del primer equipo masculino, Josep Guardiola, se interesó habitualmente por ella. «En todos los actos que hemos tenido, a mi entrenador le decía: ¿Qué pasa con Vero? Y la respuesta siempre fue la misma: tranquilidad».

Fuente: Mundo Deportivo

0 Comments

No Comment.