Niloufar Ardalan, la capitana de la selección de futsal de Irán tuvo que esperar dos meses para poder participar de un mundial, ya que no fue autorizada para defender a su país en la Copa de Asia por determinación de su marido. Pero en esta oportunidad la justicia le dio la razón a la futbolista.

Niloufar recibió la autorización de su gobierno para competir el Mundial en Guatemala.
Niloufar recibió la autorización de su gobierno para competir el Mundial en Guatemala.

Si bien es cierto para las leyes de ese país, una mujer debe tener la autorización del esposo para abandonar el país, pero en este caso los tribunales de esa nación decidieron aceptar el libelo presentado por la jugadora y darle la autorización de poder viajar a Guatemala para jugar el Mundial, donde se enfrentarán en el Grupo A ante Brasil, Portugal y Costa Rica.

«Mi presencia ha sido posible con el permiso del fiscal y he obtenido la autorización de abandonar el país solamente para un viaje», afirmó Ardalan a la televisión estatal iraní, haciendo además un reclamo público para que «las autoridades aprueben una ley para que las deportistas puedan defender sus derechos».

0 Comments

No Comment.