Las lloronas

Siempre le pasa algo. El mando, que su mano está de grasa o que no avisaste que ya iba empezar el encuentro. Si bien sabe como jugar, cada vez que le anotan un gol todo el universo tiene la culpa menos ella. También te pide cambio de mando, porque el suyo no funciona bien. Igual la golean (a veces). 

Las creídas

Siempre presumen de su forma de jugar, te hablan durante toda la partida de los grandiosos que son sus pases y sus goles. Lo más molesto es que si te anotan un gol, vas a ver la repetición unas 20 veces. 

La que habla mucho

A diferencia de la creída, ella no maneja mucho el juego. Pero igual habla como la gran experta. Además todos los trucos o goles que le salen, de pura «champa», te los restriega en la cara. Al final siempre pierde y es te pide revancha una y mil veces. 

Las que no saben nada 

claro no es su culpa el no saber jugar, pero lo molesto es matarte enseñando y que no se les quede nada en la cabeza. Al final presionan cualquier botón, ponen pausa, hacen cualquier cosa y tu quedas con cara de «poker face»

La táctica

Le gusta tener todo bajo control. Para esto cambian su alienación un y mil veces durante el partido. Por el cual vez más la pantalla de pausa que el campo de juego. Otra cosa es que comienzan a buscar funciones que a la mayoría le parece innecesario. 

Las profesionales

Son las que nacieron jugando Play Station. Saben cada truco y son capaces de golearte incluso cuando están enviando mensajes. Al final caes derrotada y piensas: «¿No tiene vida para ser tan crack?»

0 Comments

No Comment.