En Honolulu, Hawai la selección campeona del mundo se enfrentaría a Trinidad y Tobago por el “Victory Tour” encuentro que fue suspendido por decisión de las misma plantilla. El equipo viajó hasta Hawai para realizar el partido, pero se dieron con la gran sorpresa del estado del campo.

A pesar de todo y por sus fans, por los cuales están haciendo este tour, empezaron el calentamiento. Un punto de quiebre en la suspensión del encuentro fue la lesión de Megan Rapinoe durante el calentamiento. El terreno donde las campeonas mundiales estaban entrenando estaba en mal estado, con las placas de alcantarillado que sobresalen del césped y varios huecos a lo largo del todo el terreno.

Cuando llegaron al estadio para hacer el reconocimiento del campo, se dieron con la sorpresa. Habían rocas afiladas, el césped, que era artificial, estaba tirado sobre tierra y además de que el mismo césped estaba envejecido y maltratado. La decisión de las jugadoras corrió más por su integridad física porque era muy arriesgado jugar el partido.

0 Comments

No Comment.