El bronceado

Entrenar o jugar bajo el sol te traerá un bronceado nada sexy. Con las marcas de la camiseta, las medias y el short. El bloqueador va a ser tu gran aliado para esta situación. Si tienes la piel muy sensible al sol, te recomendamos jugar con polo de manga larga. Para las que no quieran un bronceado de ‘camionero’ un polo manga cero es la gran opción, pero siempre hay que usar protector solar.

Sentir que se te derriten los pies al jugar en cancha sintética

El caucho con el sol se recalienta y es sentir que juegas sobre lava. Mucho cuidado con estar exponiendo te de esa manera ya que muchos jugadores han salido con quemaduras de primer grado por jugar en campo sintético con el sol en su punto máximo. Una recomendación es jugar a tempranas horas de la mañana, pasada las 4pm  o en la noche.

El sol para muchas será un gran obstáculo

Más allá del calor, el bronceado y la dificultad de la cancha el sol te dificultará la visión. En especial a las arqueras, ya que estas tienen que seguir el juego desde su arco. Ojalá hubiera unos lentes especiales para poder jugar sin que el solo moleste.

Terminar deshidratada

Si entrenas o juegas bajo el sol perderás mucho sudor, el cual te dará una sensación fuerte de mareos. Te recomendamos que hagas como en los partidos oficiales cuando hay mucho sol el ‘cool brake’ para que todas se puedan refrescar y seguir con la diversión.

Playa y fútbol

Con el sol no todo es malo, jugar en la playa es de las mejores cosas que se puede hacer en el verano. Sentir la arena y correr por todos lados. Además es una gran ayuda para sacar físico y terminando te podrás meter un chapuzón en el mar. Fútbol + playa = el mejor verano.

0 Comments

No Comment.