De pequeña Selma soñaba en ser entrenadora, a la edad de once años acompañaba a su hermano pequeño al campo de fútbol, donde no desaprovechaba el momento para tomar apuntes de todo lo que el entrenador le decía a su hermano y a sus compañeros. Se aprendió de memoria todas sus órdenes tácticas y hasta la manera de colocar los conos.

La falta de formaciones femeninas en su país. Hicieron que Selma tomara la decisión de aceptar el cargo que le ofrecieron, el dirigir a las categorías sub-13 a la sub-16 Al Hilal masculino. Al principio fue muy difícil, ya que los jóvenes de esas edades no le hacían caso más aún por ser mujer. Pero  de una u otra manera esa experiencia le ha servido de mucho para su carrera.

Años más tarde Selma tomó cursos de formación y obtuvo varios diplomas de la Asociación Sudanesa de Fútbol y de la Confederación Africana de Fútbol. 

Con todo ello, además del éxito con los juveniles del Al Hilal, muchas veces fue solicitada por varios clubes de su país. Estuvo dirigiendo en el Al Nasr Omdurman de la tercera división.

Al Majidi, recordó que al principio, algunos jugadores no colaboraban con ella porque era mujer. Les resultaba extraño recibir ordenes de una fémina, ya con el tiempo se ganó el respeto y llegaron hasta elogiar su labor. «Fue un reto enorme que superé de manera brillante al salvar al equipo del descenso».

Se espera que muy pronto Sudán tenga un equipo femenino al mando de Al Majidi. Eso sería grandioso sobretodo para la formación base de las niñas de Sudán que tal vez sueñan en convertirse en futbolistas profesional y jugar un Mundial.

 

0 Comments

No Comment.