Una verdadera hincha de un equipo de fútbol sabe lo que es el sufrimiento cuando se pierde pero a la vez, sabe la enorme felicidad que nos regala nuestro equipo cuando gana. Y es que nuestro humor del día dependerá mucho del resultado. 

No me pierdo la final por nada del mundo. Si nuestro equipo llegó a la final de cualquier torneo en la que esté participando, ese día para nosotras es sagrado. No dejamos de pensar ni un solo instante lo que será el encuentro, y a medida que pasan las horas, los nervios comienzan a brotar peor aún si se trata de ver a tu selección.

Ir al estadio es mejor que verlo en casa. El ambiente que se vive en las tribunas es muy emocionante. Te dejas llevar por la alegría de los demás hinchas, te sumas a los cánticos y hasta te quedas afónica de tanto gritar por tu equipo. 

Como toda hincha, tiene que vestir la camiseta y llevar la banderola. Ya si has tenido tiempo de prepararte puedes ir al estadio luciendo tu chalina o gorra claro si en caso hace frió.  Incluso algunas se pintan la cara con los colores de su equipo.

Si se meten con uno de los jugadores se meten conmigo. Tanto es el amor al equipo que perdemos la razón. Sobre todo cuando el rival golpea a uno de los jugadores o cuando el árbitro cobra a favor del equipo contrario , no sabemos que hacer solo nos dejamos llevar por la ira y comenzamos a gritar al árbitro,  como si este nos fuera a escuchar.

Algunos piensan que ser hincha es cosa de chiquillos y cuando termine esa etapa dejaras de ir al estadio. Pues eso no es así , el amor y el sentimiento por un equipo es único, verdadero y será para siempre, y si en algún momento llagaremos a convertirnos en madres les transmitiremos nuestro hinchaje a nuestros hijas (os). Cosa que así ese amor por la camiseta nunca morirá, pasará de generaciones en generaciones.

Cuando juega tu equipo jamás te importará el lugar donde te encuentres, siempre le darás prioridad al partido. Si en caso estas trabajando o estudiando te las ingeniaras como sea para poder verlo. Pero de que te pierdas el partido, eso nunca. 

 

0 Comments

No Comment.