Cuando ella tenía 10 años de edad, estableció un récord personal de malabares de 5.000 toques sin que la pelota de fútbol cayera al suelo, lo que le llevó cerca de 50 minutos, en hacerlo.

Nunca deja de hacer malabares con el balón porque con eso de divierte además es su distracción y le ayuda a dejar de pensar en otras cosas.
Katelyn, sueña con llegar a ser una de las jugadoras en la selección de fútbol de EE.UU. Pues su ejemplo a seguir es la jugadora Tobin Heath.

Si esta niñas sigue así, muy pronto hará realidad sus sueños porque el talento ya lo tiene.

0 Comments

No Comment.