Luego de la revolución que hicieron 5 seleccionadas estadounidenses en su país, México ha decidido alzar la voz y velar por el derecho de sus jugadoras. Al tricolor varonil en todas sus categorías, se le destinan anualmente arriba de 250 millones de dólares, sin embargo a la femenil sólo se le destinan dos millones de dólares.

Hoy en día la Federación Mexicana de Futbol se está viendo obligada a la creación de un Liga profesional. Hasta el momento solo se cuenta con una “Liga” amateur avalada por la Federación, la cual dio inicio en septiembre del 2015,  que está integrada por 15 estados, entre ellos Coahuila. Las categorías son sub 13 y sub 16 y las niñas participantes (cerca de 4 mil niñas) no reciben un apoyo económico, pero sí un uniforme y seguro de gastos médicos. 

Sin embargo, la Liga de Alto Rendimiento está en espera y no se cuenta con una base de niñas o mujeres jugando regularmente en el país, lo que ha ocasionado la fuga de talentos, la búsqueda de estos en otros países y los pocos resultados en Selecciones Femeniles, que hasta hace poco estuvo comandada por Leo Cuéllar quien estuvo a cargo durante 18 años y a quien se le reconoce el haber comenzado con el proyecto, sin embargo en los últimos años no había obtenido algún logro. 

Los mejores resultados de la Selección Mayor Femenil durante su gestión fueron el subcampeonato en la Copa Oro de 2010, la primera clasificación a Juegos Olímpicos en 2004, la medalla de bronce en Panamericanos en 2011 y la medalla de oro en Centroamericanos en 2014.

Las organizaciones deportivas y patrocinadores no se han interesado en crear espacios para ellas, como sucede en el nivel profesional. Otro factor es quien y como se difunden los juegos de las mujeres en los medios de comunicación.

La igualdad de pago ya se debería estar dando en el deporte. Muchos países deberían imitar a Estados Unidos y empezar a exigir tener mejores condiciones. 

Fuente: Vanguardia. 

0 Comments

No Comment.