Tienes un día muy productivo

Ya sea que te levantes muy temprano para ejercitarte antes del trabajo o que te vayas al gym en la noche, siempre sientes que haces muchísimo en tu día y eso te da una gran satisfacción.

Puedes darte antojos sin remordimiento

Las mujeres deportistas sabemos que llevar una dieta saludable es muy importante, pero eso no quiere decir que rechacemos un chocolate o un buen postre. Y es que al final, ¡quemamos todas las calorías!

Te ves mejor

Cuando hacemos ejercicio sentimos que todo está en su lugar y así es: aparece nuestra cintura, los brazos se nos tornean y los pantalones de mezclilla nos lucen muy bien.

Te desestresas

Mientras haces ejercicio se te olvidan tus problemas o piensas en ellos, pero con más claridad y calma. En general, cuando terminas tu rutina te sientes mucho más relajada.

Pierdes miedos

Romper tus propios récords, ganar o simplemente mejorarte cada día te da muchísimo valor en otros ámbitos, porque por ejemplo, si ya corriste un maratón, sientes que puedes hacer cualquier cosa.

Te sientes poderosa y libre

Mientras haces ejercicio y en especial cuando empujas tus límites te vienen a la mente imágenes o frases que te hacen sentir poderosa y en ese momento, como es en lo único que piensas, también te sientes completamente libre.

 

0 Comments

No Comment.