1. No estoy de humor

Es inevitable a veces no tener ánimos de entrenar o hacer tu rutina de ejercicios, sobre todo si haz tenido un largo día de trabajo o con dificultades. Pero la mejor manera para relajarte y quitarte el estrés es hacer ejercicios. 

2. Me aburrí del entrenamiento

Está no es una excusa, si ya te aburriste de tu rutina, hay miles de ejercicios y diferentes tipos que puedes hacer. Cambiar el entrenamiento te ayudará a tener una mejor actitud ante este y así jamás perderás el internet. 

3. Tengo muchas cosas por hacer

Es una de las excusas que más se dice. Un día que otro podrá ser que de verdad no tengas tiempo para el entrenamiento. Lo cierto es que si una quiere, se puede. Además siempre hay que tomarnos un tiempo para nosotras, porque que ese tiempo sea nuestro entrenamiento. 

4. Estoy cansada

Luego de un largo día, tu cama y muchas horas de sueño son la mejor cosa que podría pasarte por la cabeza. Pero el hacer ejercicio antes de dormir te ayudará a dormir más tranquila y relajada. Además al día siguiente no te sentirás culpable por no haber hecho tu rutina.  

5. No tengo dinero para una academia/ gimnasio

Es la excusa más grande, hoy en día hay miles de formas de entrenar sin pagar mucho dinero. Los funcionales, salir a correr, etc. son entrenamientos que no cuestan y que nos ayudaran a cumplir nuestra meta. 

 

 

0 Comments

No Comment.