Para las chicas del club UAI Urquiza no hay excusas.

Ellas entrenan sin importarles el clima. Entrenan en semana de finales. Entrenan antes o después de trabajar. Entrenan.

Se trata de un compromiso  con ellas mismas, sus compañeras y su club. Esa entrega que tienen al balompié las ha llevado a ser el mejor equipo de fútbol femenino de Argentina.

Presentación del Club Deportivo UAI Urquiza de Fútbol Femenino /  Fuente: Comunicación UAI

El Ferrocarril Urquiza era club humilde  pero que desde se unió a la Universidad Abierta Interamericana (UAI), ha podido ofrecer a su equipo viáticos, becas de estudio y trabajo.

«Más allá de amar este deporte, lo sentimos como una obligación y sabemos que tenemos que entrenarnos todos los días, y el fin de semana, ganar», asegura Laurina Oliveros, la arquera que apenas recibió ocho goles en todo el torneo. «Es un club bastante completo, que te da la opción de trabajar, estudiar, o las dos cosas. Es algo que ningún otro club te brinda», agrega.

Para ser tricampeonas de AFA no sólo hay que tener buenas jugadoras: es determinante el sacrificio. «En este grupo está el compromiso de querer venir a trabajar, siempre están listas, como los boy scouts. Si nos tenemos que quedar después del entrenamiento, nos quedamos. Ese compromiso que muestran es un aliciente bárbaro», agrega el DT Carlos Borrello.

Es por razones como el gran nivel de entrega y sacrificio en el fútbol que se les conoce popularmente como Las Guerreras.

Derribando estereotipos

Hasta hace unos años era toda una rareza ver chicas disputando un partido en un club. También lo era que se transmitieran partidos femeninos en tres canales diferentes, como sucede por estos días. Pero según cuentan las chicas y el DT de UAI Urquiza, es porque se están derribando varios tabúes y prejuicios hacia las mujeres que practican fútbol femenino.

Entrevista al UAI Urquiza tras victoria en Torneo Oficial de la AFA /  Fuente: Gráfico TV

«Creo que hoy se reservan más canchas para chicas que para varones», bromea la mediocampista Florencia Bonsegundo. «Transmitieron todos los partidos del fútbol femenino de los Juegos Olímpicos y eso suma un montón», agregó Laurina Oliveros.

Para Borrello, el fútbol femenino ya goza de una gran aceptación social, porque en todos lados se juega, al menos por diversión. Ahora se debe buscar instalarlo en colegios, academias y crear más programas de apoyo a chicas que quieran dedicarse profesionalmente al deporte más bello del mundo.

 

0 Comments

No Comment.