Hay que aceptar que al menos al principio debes empezar jugando con hombres  

Abby Wambach, Yoreli Rincón y Shirley Cruz son algunos ejemplos donde las niñas que aman el fútbol empiezan jugando con hombres. Desde el comienzo viven su pasión como si fueran forasteras del fútbol. Una buena idea sería aceptar a ambos sexos durante las primeras etapas formativas. Como en esta escuela mixta de fútbol, La Escuela Mixta de Fútbol, que nace de la colaboración de U.C Ceares (fútbol masculino) y Gijón (fútbol femenino). O fomentar escuelas deportivas exclusivas para chicas como La Cantera

Debes hacerle frente a todas las personas que te dice que está mal que te guste jugar fútbol.

Muchas jugadoras recibieron el apoyo de sus familias, pero hubo jugadoras que tuvieron que pelear contra viento y marea para poder llegar a ser una jugadora profesional. Yoreli Rincón, una de las mejores mediocampistas de todo latinoamérica, no tuvo el apoyo de su papá en los inicios de su carrera, hasta la maltrataba para que dejara el fútbol de lado. Para él que su hija jugara al fútbol era tomado como una rebeldía.

Hay que saber cómo manejar tu tiempo para cumplir con una agenda repleta de actividades.

Durante el proceso de convertirse en deportista, muchas jugadoras mezclan los estudios con los horarios de entrenamientos y partidos. En latinoamérica, tienes que agregarle en mucho de los casos el hecho que tienes un trabajo, pues el fútbol femenino no es “profesional” del todo. Entonces entre los entrenamientos, partidos, estudios y trabajo una se tiene que dar el tiempo para todo y hacerlo bien para poder cumplir tus sueños.

El único apoyo que recibirás será el constante aliento de tus compañeras y amigos.

Si aún no te has rendido, te unes a un equipo y empiezas a jugar. Te das cuenta de la falta de apoyo que existe por parte de otros factores. Juegas al medio día en una cancha sintética, bajo el sol de verano o juegas en grass natural, pero en muchas ocasiones está en pésimas condiciones arriesgándote a lesiones.

Cuando llegas a un nivel superior, no siempre es fácil.

Son muy pocas las jugadoras que llegan a vivir del fútbol, hablando en latinoamérica, ya que para poder cumplir ese sueño es necesario buscar fuera del país un futuro. Deyna Castellanos, Lady Andrade, Marta Vieira o Andressa Alves son algunos ejemplos de jugadoras latinoamericanas que han logrado el sueño de miles de chicas, migrando a equipos en el exterior.

El talento no es todo, hay que trabajar día a día para conseguir nuestros objetivos. Tu puedes la próxima jugadora que sea enviada a Europa o forme parte de algún club estadounidense. La advertencia es esta: debes tener alma de luchadora.

0 Comments

No Comment.