Dentro de nuestro equipo de fútbol existe un tipo de diversidad respecto a nuestras compañeras. Todas tan distintas, pero unidas por el amor al fútbol. Eso significa una familia, que está en tus mejores y peores momentos. Además de ser con quienes te relacionas casi siempre, por no decir a toda hora.

Por eso sabemos que en todo equipo está:

1. La mamá

Siempre hay una que está pendiente de que lleguen todas a tiempo al entrenamiento, que no hayas dormido bien la noche anterior (no salir de fiesta) o que no se te olviden las canilleras. Normalmente es la mayor del grupo, a veces puede ser molesta, pero todas la queremos. Además de ser excelente consejera.

2. La graciosa

Esa que te saca más de una sonrisa. En los ratos libres, en los descansos de los entrenamientos para la rehidratación y en los vestidores es la que siempre dice o hace algo divertido. Con ella jamás te vas a aburrir, pero eso sí, se toma en serio el entrenamiento.

3. La amante de la música

En los camerinos, en las idas y vueltas de los partidos o en las concentraciones siempre hay una que enciende el ambiente con buena música. Lo mejor es que tiene para todos los gustos así que ninguna se queda fuera. Ella arma la fiesta, donde sea.

4. La que siempre termina en el suelo

No hay entrenamiento, partido o pichanga donde esa compañera no haya caído al suelo. Es más, si no se cayó no es un partido de fútbol. Hay veces que se le ve más en el suelo que corriendo.

5. La que no le mete un gol al arcoiris

Nadie es perfecto, pero siempre hay una que… bueno digamos que el remate a portería no es su fuerte. La pelota siempre termina, en el palo o fuera de la cancha, pero NUNCA en la portería. Pero aún así es parte del equipo.

Y tú, ¿qué tipo de jugadora eres?  ¡Déjanos saber en los comentarios!

0 Comments

No Comment.