En estos días, el hablar de igualdad entre hombres y mujeres podría considerarse normal, pero no es practicado por muchas personas y grupos de la sociedad. Un claro ejemplo es el fútbol. Un deporte “dominado por hombres” y “hecho para hombres”. Una idea que se ha demostrado lo contrario desde el siglo pasado, pero que a muchos les cuesta reconocer. Pongamos como ejemplo al equipo estadounidense de fútbol femenino, el cual merece un pago similar — por no decir mejor  — que el equipo masculino y aquí está el por qué:

1. Tienen más Copas del Mund

En siete apariciones que han tenido en la copa de la FIFA, el equipo femenino estadounidense ha ganado el título de campeonas tres veces. Es más, desde su primera aparición en el mundial del 91, no han quedado menos de tercer lugar. Lo mejor del equipo masculino en tres décadas, es llegar a los cuartos de final en el 2002, donde perdieron ante Alemania.

2. Son campeonas olímpicas

Desde que añadieron el fútbol femenino en los Juegos Olímpicos, el equipo femenino estadounidense ha ganado cuatro medallas doradas. Ganaron la de plata en los Juegos Olímpicos de Sydney del 2000. El equipo masculino sólo llegó al cuarto lugar, en el 2000. No lograron clasificar en el 2004, 2012 y 2016.

3. Mejor calidad de futbolistas

Debemos decir que el equipo femenino tiene un juego más limpio. En el fútbol masculino hay muchas faltas, y la práctica de fingir lesiones con esperanzas de obtener una falta que favorezca a tu equipo es algo común.

Tobin Heath le dijo a USA Today que el juego femenino es “menos dramático” que el masculino, y eso a muchos les hace perder el interés en verlo. “Tenemos un auténtico respeto por el deporte, y si ocurre es mucho menos cuestionable para el árbitro distinguir una falta”.

Un estudio conducido por la universidad Wake Forest afirma que los hombres son dos veces más proclive a fingir una lesión y, que las lesiones de las mujeres son dos veces más legítimas que las que dicen tener sus contrapartes masculinas.

“Podemos decir que vemos a los hombres retorcerse en el suelo más a menudo que las mujeres, casi el doble”, fue lo que dijo el Dr. Daryl Rosenbaum, el que dirigió el estudio, al New York Times. “Y cuando los jugadores parecen estar herido, el porcentaje que es auténtico, por nuestra criteria es el doble de cierto con mujeres. Puedes confiar más en ellas que sí están lastimadas”.

4. Son más populares

En el 2015, la final de la Copa del Mundo entre Estados Unidos y Japón fue el más visto en la historia del fútbol estadounidense. Con una audiencia que alcanzó los 31 millones de espectadores, dejando de lado la marca impuesta por la Copa del Mundo del 2014 del fútbol masculino, cuando jugaron contra Portugal con sólo 18 millones de espectadores.

5. Es un reconocimiento justo

Las mujeres no están pidiendo ganar más, pero sí ganar lo mismo. Y lo merecen, por todas las razones anteriores. Sólo mira las cifras, es lo correcto.

Parte del problema es que los pagos de los hombres y las mujeres vienen de forma distinta. ¿Cómo así? Pues mientras al equipo femenino les dan un salario base de $72,000, que es suplementado por bonos de $1,350 por juego, los hombres reciben un bonus por juego de $5,000 y reciben bonos por cada victoria de $3,166, de acuerdo al New York Times.

Es simple. Se debe reconocer que las cifras están a favor de las mujeres, darles la misma paga de los hombres y así, se sentirán más valoradas y seguirán dando victorias a su país y mayor entretenimiento al resto del mundo. Es una situación donde ganan todos y son una inversión inteligente y que vale.

Equal Play. Equal Pay.

Jugadoras como Alex Morgan, Hope Solo, Megan Rapinoe, Carli Lloyd y Becky Sauerbrunn han protestado por la gran diferencia de pago entre los equipos masculinos y femeninos. Todo era con la campaña que se hizo viral en Twitter con el hashtag #EqualPlayEqualPay.

“Es bastante simple… #equalplayequalpay”

“¡Estoy con el #USWNT! (Selección Nacional Femenina de Estados Unidos) #EqualPayForEqualPlay (¡La verdad ni siquiera es un juego similar… es un mejor juego!) ¡Paguen a nuestras campeonas del mundo!”

“¿Aún piensan que un pago similar no es un problema? No al pago similar por un trabajo similar, es un pago similar por un trabajo mucho más superior #USWNT”

El abogado Jeffrey Kessler ha mencionado que el 2015, pidió a la Federación de Fútbol de Estados Unidos que el equipo femenino reciba el mismo reconocimiento y por consiguiente, mismo pago que el masculino. La respuesta fue que “deberían estar agradecidas con sólo tener la oportunidad de jugar profesionalmente y que les paguen por ello.” En estos días es sobre la igualdad, un juego justo, un pago justo.

 

1 Comments
charito 28 septiembre, 2016
| |

que injusticia deberían ganar lo mismo que los hombres si juegan igual o mejor que ellos, es una lastima donde esta el respeto.