Anotar es una de las acciones más difíciles y simples del fútbol. Todos los goles son distintos, tienen sensaciones diferentes. Pero siempre será una descarga emocional grande. Hay diferentes situaciones en las cuales puedes anotar y de eso dependerá mucho tu reacción al conseguirlo:

1. Cuando anotas primero

Todo es euforia en tí y se contagia a todo el equipo. Es toda una locura, sabes que ir gol arriba es genial, pero ahora viene lo dificil… mantener o aumentar la diferencia. Y todo eso lo piensas en segundos.

2. Cuando empatas

//coub.com/embed/f9omq?muted=false&autostart=false&originalSize=false&startWithHD=false

La sensación de alivio se apodera de ti. Claro hay empates y empates: están los empates a los 65 minutos del partido, pero también están los de último minuto, esos saben a victoria y adrenalina pura. Claro si el partido es hasta los 90’.

3. Anotando en el último minuto

//coub.com/embed/f9oxs?muted=false&autostart=false&originalSize=false&startWithHD=false

No hay mejor sensación de ganar un partido en el último minuto. Llegas a tocar la gloria, esa sensación se prolonga hasta después del pitazo final. Te conviertes en esos momentos en la heroína de todo tu equipo y de los hinchas. Tu orgullo, ego y autoestima están por lo cielos. Es casi como haber muerto y resucitar en la gloria.

4. El descuento

Si bien no vas ganando, es un golpe de subida para ti y el equipo. Cuando todo lo creías perdido, con ese gol regresa a ti a la esperanza. Es una sensación de emoción, preocupación, un poco de alivio para lo que resta del encuentro.

5. Anotar en la tanda de penales

Una tanda de penales es lo más complicado pero ¡qué bien se siente una vez que acertaste tu penal! Aunque viene la parte más dura: esperar el error del rival. La atajada de tu arquera y sobre todo que ninguna de tus compañeras fallen.

6. Cuando anotas de casualidad

Es un sentimiento confuso. Llega un punto en que no sabes qué ha pasado, pero un es un gol y vale igual, al final ayudas a tu equipo. Así no seas consciente de cómo.

7. Cuando metes autogol

Es la peor sensación que existe… Te sientes impotente, sin ideas y sobre todo sin ánimos. Todas las de tu equipo te dicen: “no importa”. Pero sabes que el fondo, muy en el fondo, te odian.

8. De tiro libre

//coub.com/embed/f9qgt?muted=false&autostart=false&originalSize=false&startWithHD=false

Es la sensación de graduarse como ingeniero aeronáutico. Sabes que todas esas horas extra trabajando para conseguirlo, están dando frutos.

9. Cuando te haces un olímpico.

Te consideras parte del Olimpo. Sabes que es un gol casi imposible de conseguir. Hacerlo es muy difícil y que lo logres es tocar el cielo con tus pies. Sin duda prepárate para que en cualquier conversación surja el recuerdo de ese gol.

10. De media cancha

¿Qué podemos decir al respecto? Es una sensación de velocidad y electricidad recorriendo todo tu cuerpo. Serás la estrella del partido, sin duda.

Un gol es una sensación inexplicable, se grita desde lo más profundo de la garganta y tu cerebro te da una descarga de adrenalina superior.

0 Comments

No Comment.