Como olvidar tu primer día de entrenamiento. Tu cabeza no deja de pensar en cómo será, desde el o la entrenadora, tus compañeras, como rendirás, etc. Pero en la mayoría de casos no resulta como lo pensamos.

1. Tu talento

Expectativa:

//coub.com/embed/f9oxs?muted=false&autostart=false&originalSize=false&startWithHD=false

Sabes que eres buena, entonces empiezas a imaginar cómo vas a regatear a todas las del equipo. En tu cabeza, te llevas a una, a dos… a 6 y anotas un golazo colgando a la portera.

Realidad:

Sabes que eres buena, pero en un equipo te puedes encontrar con alguien mejor que tú. Puede pasar que, al momento de marcar, te quedes de piernas abiertas por la finta o intentar hacer un regate y pisar el balón. Pero recuerda, estás ahí para reforzar lo que ya sabes.

2. Las compañeras

Expectativa:

Confías plenamente en tu habilidades interpersonales y te haces un hueco en el grupo, a tal punto que serás una más.

Realidad:

No siempre es como lo soñamos, cuesta amoldarse al grupo al que acabas de entrar. Tal vez hasta en el principio serás el punto de las bromas, pero al final veras que te integrarán.

3.  El entrenamiento

Expectativa:

Soñarás que eres toda una experta en hacer cada uno de los ejercicios, que todas te alabarán por tu destreza con el balón y que obvio será sencillo.  

Realidad:

Lo que más vas a recordar del primer entrenamiento, es el dolor que sentirás al día siguiente. Acuérdate, no te podrás mover bien y parecerá como si tuvieras erisipela.

4. El entrenador o la entrenadora

Expectativa:

Te imaginas que el entrenador o entrenadora, se acerca ti y te dice lo grandiosa que estuviste, que serás una pieza fundamental en el equipo, etc.

Realidad:

La dura realidad es que se te acerque y te diga todo lo que te falta o que estás “gordita”, pero así es el fútbol y para eso estás en el equipo. Para mejorar.

0 Comments

No Comment.