Sarai Bareman es la nueva directora de Fútbol Femenino. Ella ahora formará parte del Consejo de Administración de la FIFA. Bareman aportará desde este cargo a este deporte, basado en su experiencia en el ámbito financiero como en la gestión futbolística.

Ella asumirá el 14 de noviembre su puesto, por eso te presentamos los 5 retos que tendrá que afrontar para mejorar el fútbol femenino.

1. Lo económico

Te ponemos un ejemplo para el mundial que se va a disputar en Rusia, en el 2018. La FIFA tiene destinado un presupuesto de 450 millones de dólares.  Por otro lado destinó 178 millones de dólares para 7 competiciones FIFA, incluída la Copa Mundial Femenina de Canadá 2015.

Mientras que la FIFA dispone de gastar 450 millones de dólares en un mundial masculino. Para el mundial femenino se gastó 25.4 millones de dólares. Este será uno de los factores para que la nueva directora luche y es por la igualdad de condiciones, tanto en lo económico como en infraestructura.

2. La masificación

Siguiendo con el ejemplo de Canadá 2015, la nueva directora tendrá que luchar con la masificación del fútbol femenino. Tanto por jugadoras como por los medios. La Copa del Mundo de Canadá alcanzó 1.35 millones de espectadores en los estadios, además alcanzó una audiencia de 188 países. La final contó con 25.4 millones de espectadores.

En el mundial de Brasil 2014 se llegaron a vender  3, 144, 613 entradas, siendo este mundial el más exitoso en la historia. En afluencia los estadios aún estamos lejos de lo que son los hombre y ni qué decir de lo televisivo. Este es un gran reto para Bareman que tendrá que ver la manera de hacer los torneos de fútbol femenino más vistosos.

3. La profesionalización

De los 134 países que tienen algún registro de fútbol femenino, para la FIFA, menos de 10 países tiene  una liga profesional. A pesar de que la mayoría de países asociados a la FIFA tengan una liga de fútbol femenino, el profesionalismo está en muy pocos países.

En Latinoamérica, no existe una liga 100% profesional. Pero se están haciendo grandes esfuerzos, como es la Liga Colombiana. Un reto más será generar conciencia de la profesionalización de las ligas y equipo en los países.

4. Lo social

A pesar de que el fútbol femenino haya mejorado en los últimos años, la discriminación de género aún está latente en todo el mundo. Uno de los recientes casos que se ha dado en este deporte ha sido la desigualdad de pago a la selección femenina de Estados Unidos.

Poniendo todo en números está así la cosa. Un jugador de la selección masculina recibe por una derrota con la selección 5 mil dólares. Pero si ganan, a un país top, reciben 17.625 dólares. En cambio a nuestras idolas les dan por partido ganado 1.350 dólares, si pierden o empatan no reciben nada. Otro ejemplo, Las jugadoras recibieron un premio de solo $2 millones, que la federación distribuyó entre las mujeres y su organización, mientras que la selección estadounidense masculina recibió $9 millones por perder en el Mundial de 2014.

Si esto pasa en uno de los países más exitosos dentro del fútbol femenino. ¿Qué se espera de países donde ni siquiera es profesional?

5. Instalaciones

La infraestructura es una de las más evidentes dificultades que hay para el fútbol femenino, sobre todo en países donde están recién asimilando la idea que el deporte rey es igual para todos. En muchos países latinoamericanos, incluso Estados Unidos, se juega en gras sintetico. Superficie que se ha demostrado que es perjudicial para la integridad física de las jugadoras.

Por otro lado hay países que juegan en gras natural en pésimo estado. Una vez más se ve las grandes diferencias, entre ambos sexos. Pero claro eso es latinoamérica, pero, esto es un ejemplo. El FC Barcelona Femenino juega en el Mini Estadi, ¿por qué el cuadro Blaugrana femenino no juega en el Camp Nou? Es una respuesta que sólo tienen los dirigentes del club.

Cinco grandes retos que tendrá la nueva directora. ¿Será el punto de inflexión para el fútbol femenino?

0 Comments

No Comment.