Después de una larga sesión de entrenamiento o un partido muy reñido, nuestro cuerpo queda muy agotado. Y es muy importante reponer energías con una buena comida y un descanso bien merecido. Pero muchas veces olvidamos algo de suma importancia: el cuidado de nuestras botas. ¿Cómo rendiríamos tan bien si no fueran por ellas? Por eso, te traemos 5 consejos fundamentales para que les des a tus zapatillas el amor y atención que se merecen:

1. ¡No dejes las zapatillas en la mochila!

Muchas personas —como yo en el pasado— tenemos la MUY MALA costumbre, de dejar las zapatillas en la mochila después de llegar a casa tras un día de entrenamiento o de juego. De esa forma, nos aseguramos también se ventilen y que estén frescas para el siguiente entrenamiento o juego. Si lo has hecho alguna vez, admítelo, es el primer paso para recuperarte.

Algo bastante básico, pero que muchas veces es ignorado.
Algo bastante básico, pero que muchas veces es ignorado.

Lo que tenemos que hacer al llegar a casa tenemos es tener como rutina sacar las zapatillas y hacer que se sequen (el sudor o agua si estaba mojado el campo), de una forma rápida y apropiada. El mayor enemigo de unas botas de fútbol es la humedad.

2. Mantenlas limpias.

Si vemos que las botas no están del todo sucias, simplemente le quitamos la suciedad superficial con un trapo limpio, siendo eso suficiente. Pero si vemos que la suciedad es demasiada, entonces requieren de otra técnica más efectiva.

Una zapatilla limpia y cuidada hablará bien de ti.
Una zapatilla limpia y cuidada hablará bien de ti.

Para ello, basta con usar un trapo apenas mojado —significa que debes escurrirlo para no dañar la zapatilla con el agua—, para así poder pasarlo por las zonas sucias de las zapatillas. Ten paciencia al hacerlo, algunas partes tomarán un poco más de tiempo que otras.

3. El papel periódico es tu aliado.

Como ya hemos mencionado antes, la humedad es el peor enemigo de cualquier zapatilla. Y si ha llovido demasiado el día que has entrenado o jugado un partido, inmediatamente debes tratar eso para evitar un daño más grande a tus botas.

Tienes un nuevo uso para todos los periódicos que reciclas.
Tienes un nuevo uso para todos los periódicos que reciclas.

Y para ello tienes un remedio bastante casero y fácil de usar. Y viene en la forma de papel periódico. Sólo colócalo dentro de la zapatillas, hasta que cubra todo su interior y, siendo un papel muy absorbente, para la mañana del día siguiente ya habrá dejado seca la parte interna de tus zapatillas. Y no las dejes que se sequen al sol o utilices una secadora. Eso hará que el material se dañe de igual manera.

4. Nutre e hidrata tu zapatilla

Para un mejor cuidado, es necesario el nutrir e hidratar tus zapatillas. Para ello, debes utilizar un bálsamo para zapatillas como los que tienen Adidas, o también algo conocido como grasa de caballo.

Este es el bálsamo de Adidas.
Este es el bálsamo de Adidas.

¿Qué le aporta esto al cuidado de tus botas? Pues si es de un material de piel real (es decir, no sintética), ayudará a que dicha piel de nutra y permanezca elástica y no vaya encogiendo con el tiempo. Y también servirá como un impermeable, es decir, evitará que la piel que rodea la zapatilla absorba el agua. ¡Ojo! Debe estar totalmente seca antes de realizar esto. De lo contrario, el agua no se saldrá de la zapatilla y sólo causará que se pudra con más rapidez.

Muchas veces, tanto el bálsamo como la grasa vienen con un aditamento o un cepillo, que ayuda al momento de aplicación. Sólo debes tomar un poco del bálsamo o grasa y extenderlo, de manera uniforme por toda la zapatilla. Sobre todo en las partes de piel natural. No es necesario una gran cantidad, basta con una fina capa que lo cubra por completo.

5. ¡Cuida su forma!

Ahora, para finalizar es muy importante conservarlas bien y que las botas no pierdan su forma. Y esto puede ocurrir cuando las dejamos en una mala posición, les ponemos ropa, mochila encima. O peor, decidimos caminar sobre ellas aplastando la parte de los talones con nuestra planta del pie, todo por ahorrarnos un poco de tiempo. Haz eso y estará ahorrando dinero para conseguir unas nuevas.

Esta es una de tantas formas de hormas para zapatillas.
Esta es una de tantas formas de hormas para zapatillas.

Por eso es muy recomendable que consigas unas hormas. Las puedes conseguir en cualquier zapatería. Se colocan dentro de la zapatilla y mantendrán su forma, sobre todo la parte del empeine. Así las podemos guardar y no se verán afectadas de una posible deformación.

0 Comments

No Comment.