Jugar un mundial es un sueño que compartimos todas las futbolistas. Escuchar las notas de tu himno nacional desde los altavoces del estadio. Mirar hacia la hinchada que ha llegado hasta el punto de encuentro. Recién hace 25 años, las jugadoras de todo el mundo pueden hacerlo: llevar la gloria y la victoria a su país y ganar el máximo trofeo del deporte rey.

Había una vez un mundial de fútbol femenino

Si bien la historia de estos torneo —según la versión de la FIFA— empezó en 1991. Pero en 1970 se realizó un campeonato mundial de manera extraoficial. Para este primer certamen, fue por invitación y Dinamarca se quedó con el título de campeón. Sólo hubo una edición más de este torneo que se realizó en 1971. La falta de respaldo de las federaciones y mala organización tumbaron esta iniciativa.

Veinte años después, en 1991 —y ahora respaldada por la FIFA— China fue sede el primer mundial oficial de fútbol femenino. Para este primer torneo, llegaron a jugar 12 selecciones (Alemania, China, Estados Unidos, Dinamarca, Italia, Japón, Noruega, Nigeria, Nueva Zelanda, Suecia y China Taipei). Fueron medio millón espectadores en total, los que llegaron a los diferentes estadios para ver los duelos. Pero el que te tuvo más hinchas, fue el partido inaugural (Noruega vs China) con 65 mil espectadores. Y fue Estados Unidos quien se coronó campeón mundial al derrotar a la selección de Noruega con un marcador de 2-1.

Estados Unidos celebrando su primera copa del mundo
Estados Unidos celebrando su primera copa del mundo

El torneo que derrotó a la final NBA

Luego de la buena acogida por parte de los espectadores para este certamen, la FIFA siguió organizando la fiesta más grande del fútbol femenino. En cuestiones de espectadores hay una gran diferencia entre la primera copa y la última en Canadá 2015. Si en 1991, llegaron a la cifra de medio millón, 24 años después se triplicó la cifra de espectadores. Y hablamos de sólo los asistentes al estadio. 24.5 millones de espectadores siguieron la final entre EUA y Japón sólo en el país norteamericano. Esta cifra destronó el número de audiencia que se registraron en las finales de la NBA.

También ha cambiado la competitividad. De hecho el promedio de gol por mundiales se ha ido reduciendo, al punto que entre el primer campeonato (3.81) y el último realizado (2.80). Lo que significa que el anotar un gol se ha vuelto más difícil porque las selecciones son más parejas.

En lo que organización se refiere, para Canadá 2015 participaron 24 equipos (el doble del primer mundial). Además en cantidad de premios entregados se aumentó en un 50% comparado con la edición del 2011, organizada en Alemania.

Las jugadoras: de amateurs a profesionales

Cientos de figuras y estrellas han pasado por este torneo. Pero hay jugadoras que han marcado un hito en estos 7 mundiales. La veterana Formiga, mediocampista de Brasil, es una de las jugadoras que ha disputado cinco mundiales entre 1995 y 2011. Récord que comparte con la histórica delantera alemana, Birgit Prinz,  la retirada volante Homare Sawa de Japón y la emblemática “13” norteamericana (así es no es Morgan la mejor 13 de EUA) Kristine Lilly.  

La jugadora que ha anotado más goles en un mundial ha sido la delantera norteamericana Michelle Akers. Quien en 1991 ayudó con sus 10 goles a que EUA alzara su primera copa del mundo. Ninguna jugadora ha podido superar su récord, ni siquiera Marta da Silva que sólo ha llegado a marcar 7 goles en un mundial (China 2007).

El gol más rápido de la historia de los mundiales se dió en el mundial de China, el 19 de noviembre de 1991. La delantera sueca Lena Videkul madrugó a toda la defensa japonesa para anotar el 1-0 a los 30 segundos de iniciado el encuentro.

A diferencia del gol más tardío de Abby Wambach. Anotado contra Brasil en los cuartos de final del mundial de Alemania 2011. A los 122’ minutos para poder empatar el encuentro.

Un mundial se rodea de anécdotas, goles emblemáticos, jugadas épicas y jugadoras estrellas. Por eso ahora esperamos con ansias el siguiente mundial, en Francia 2019.

0 Comments

No Comment.