Brasil tenía a la mejor jugadora del mundo. Marta sin duda es la futbolista  que todo equipo ha deseado tener, la verdeamarela se daba el lujo de tenerla entre sus convocadas. Sus cinco balones entre el 2006 y 2010 la respaldan, sus goles hace que todo el mundo la alaben y su actitud, que sea querida por el país carioca. Pero Brasil jamás pudo ganar a nivel mundial a pesar de tenerla.

Un equipo que se mantuvo entre los más fuertes, la selección brasileña se ha colado entre los países que son “los mejores”. Por mucho o poco que haya mostrado, sus jugadoras les daban la categoría de “poderosa”.

La realidad era otra. Las brasileñas no han pasado de octavos de final en un mundial. A nivel sudamericano son invencibles, pero en torneos más grandes es una rival duro pero ganable. Brasil fue y es uno de los fuertes de un torneo, pero no el favorito al título.

Siempre fueron las mismas jugadoras en las que caía las esperanzas de todo un país. Marta, Cristiane y Formiga son veteranas de más de treinta años que aún siguen vigentes en la selección. Es normal que aún jueguen, pero ya no están en sus mejores años y todo un equipo no puede depender de tres veteranas. Ahora la nueva entrenadora busca a nuevas esperanzas del “jogo bonito”.

Nueva entrenadora. Nueva generación.

Emily Lima tiene el reto de hacer el temido cambio generacional. Inició este proceso en la última convocatoria de la selección brasil para un cuadrangular en Brasil. Para esta convocatoria ni Marta ni Cristiane estuvieron presentes. A cambio son Andressinha, Fabiana y Thaisa las que están demostrando su potencial de juego. Un cambio que ayudará a demostrar que las que se marchan son buenas, pero pueden haber mejores.

La inversión en el fútbol femenino brasileño ha sido muy significativo a los insignificantes que han logrado. Solo un cuarto lugar en unos juegos olímpicos es lo mucho que han hecho. Durante siete años, la selección absoluta no se sube a un podio en un torneo internacional.

Es por ello que la Confederación Brasileña de Fútbol decidió invertir en las mujeres, pero los resultados no han logrado lo esperado. Sobre todo cuando no pudieron pelear por la medalla de oro en los juegos de Río 2016. Ya va un mes que Lima empezó el cambio. Y Marta no es parte de la convocatoria.

Muchos dirán que no puede dejar fuera a una leyenda del fútbol femenino pero, ¿cómo se van a crear más leyendas si no les damos la oportunidad? Un cambio que se veremos en el campo de juego y por posición va ser que cuando se retire Marta, Andressinha asumirá el mediocampo de la verdeamarela.

La destacada

Andressa Cavallari o Andressinha – como es apodada- es el futuro inmediato de Brasil. Así como lo dice otra de las veteranas, Formiga. Es una jugadora que representa todo lo que cree los brasileños del fútbol: juego, velocidad, gambeta, compenetración de equipo y sobre todo, compromiso. Desde su debut con la casaca amarilla no ha faltado a ninguna convocatoria. Cuatro mundiales de diferentes categorías (dos sub 17, una sub 20 y una absoluta) y un juego olímpico son sus precedentes en torneos FIFA con su selección. Si crees que a sus 21 años no tiene experiencia, espera a verla jugar.

Cavallari es como la Andrés Iniesta de Brasil. Su estilo no es ser la que golea, pero ayuda a que su equipo lo haga. Hace que lo más difícil, se vea fácil. Una jugadora que si la ves no parece tener la edad legal a nivel mundial, pero su increíble madurez dentro del campo te hará caer rendida a sus pies.

Brasil se viene con fuerza con una nueva generación, los millennials toman el poder.

0 Comments

No Comment.