Fue a los 8 años de edad que comenzó su afición. Debido a su alto nivel, fue parte de la selección de Pichincha y posteriormente a la ESPE, siendo parte de los microciclos de la selección ecuatoriana a los 11 años de edad. Y cuando tenía 16 años, formó parte de la selección tricolor en el mundial de Canadá 2015.

Han sido 10 años, cuyo esfuerzo ha dado frutos al ser aceptada en uno de los mayores clubes de fútbol español.

Emocionada. Así vive Kerly Real estos días tras ser aceptada por el club Atlético Madrid de España. Ella será la embajadora del fútbol ecuatoriano en el viejo continente.

Con solo 18 años, este es uno de los más grandes pasos que ha dado su vida de futbolista profesional. La ecuatoriana estuvo 20 días en España rindiendo una prueba. “Al final me aceptaron”, fue la declaración de la quinteña.

El balón de fútbol siempre estuvo en la vida de Kerly. Recuerda que fue su padre quien le compró su primer balón, con él iba a jugar todos los días en el parque que había en frente de su casa. Su padre fue su primer entrenador y motivador, pero luego pasó a la escuela de fútbol de El Nacional, donde jugaba en el equipo de varones.

Tal vez un caso clásico para algunas, pero quien se opuso al principio ante su gusto por el fútbol, fue su madre. No lo consideraba una actividad para una señorita, prefiriendo que jugara con muñecas. Kerly le rogaba a su padre que no la obligara a dejar el balón. Fue una vez que su madre la vio jugar. Y su opinión cambió. En ese momento se dio cuenta que su hija y el fútbol estaban destinados a estar juntos.  

“Es una jugadora que tiene mucha potencia y fuerza física. En mis equipos juega de volante mixta, y en ocasiones también como media punta”, dijo su entrenador en Espuce, Mauricio García.

Una versatilidad que pocas logran alcanzar, una que le permitió jugar por la Selección nacional en los sudamericanos Sub 17, Sub 20, los Juegos Bolivarianos, la Copa América, el Mundial y los Juegos Panamericanos de Toronto en 2015, donde anotó dos goles como delantera.

Kerly Real y su compañera de equipo, Ligia Moreira. / Fuente: eltelegrafo.com.ec
Kerly Real y su compañera de equipo, Ligia Moreira. / Fuente: eltelegrafo.com.ec

Una fuerza física impresionante, la cual hace que Kerly tenga hambre de más. El lograr cosas importantes. Ella quiere ser jugadora profesional y para ello va a Europa.

Kerly está cumpliendo su sueño, el cual es compartido por muchas chicas. Las cuales iniciaron igual que ella: pateando un balón por gusto y diversión.

0 Comments

No Comment.