Ella nació y creció en Watford, una ciudad en el noroeste de Londres. En su pueblo cuando tenía siete años sufrió su primera experiencia de un mundo que aún condena a las chicas que aman jugar fútbol. En el Club Deportivo Garston, un grupo de padres se empezó a quejar de que sus hijos practicarán con una niña. No es que tuvieran de que ella saliera lastimada, Smith dominaba el campo y los niños no tenían una sola oportunidad contra ella. Para evitarle las penas por esa envidia corrosiva, decidieron sacarla del equipo. En vez de alejarla del fútbol, su padre el bueno Bernard Smith, le busco un lugar donde pudiera practicar en paz.

Kelly al lado de su más grande apoyo y fan #1, su padre Bernard Smith.
Kelly al lado de su más grande apoyo y fan #1, su padre Bernard Smith.

Con el apoyo de su familia, Smith no tardaría en convertirse en una delantera de prestigio. Tiene fuerza, velocidad, un muy buen ojo para los pases. Es capaz de hacer goles desde media cancha con mucha potencia.

Pero no sólo eso, ella imponía respeto en la cancha. Sea de sus compañeras como de sus rivales. Era una líder que sabía cómo dirigir a sus compañeras hacia la victoria. El tipo de futbolista que todo entrenador siempre quiere en sue equipo.

Con una carrera profesional de casi dos décadas hoy es una reconocida deportista anunciando su retiro. En su club de toda la vida es una delantera nivel-legendario para el Arsenal. Jugando con el Arsenal, Smith ha ganado cinco copas FA, una copa UEFA del 2006-07 y el premio de la Asociación de Fútbol en Europa la nombraron Mejor Jugadora del Año. Además ha sido una indiscutible de su selección por más de una década: anotando cada dos partidos y medio por el equipo de su país.

Su larga carrera ha recibido diversos reconocimientos. En el 2008 la condecoraron con uno de los más grandes prestigios en Gran Bretaña, el MBE o Most Excellent Order of the British Empire (Mayor Orden de Excelencia en el Imperio Británico), una orden reconocida por la monarquía británica. Pero todo ese éxito pudo haberse truncado por una lesión.

Días oscuros

En el 2011, después de una lesión que le rompió la pierna, ella podría beber vodka hasta quedar inconsciente. Eso fue cuando estaba en América, cuando jugaba por los Selton Hall Pirates. Ella se sentía sola, añade la lesión y era demasiado para ella. No todo fueron victorias desde el principio para Smith. Años atrás, Smith atravesó un problema de adicción al alcohol. Ella ha admitido que solía tener pensamientos suicidas. La presión era demasiada, el alcohol la hacía olvidar todo. El permanecer encerrada y sola, paralizada la hicieron pensar en acabar su vida. Si no podía jugar fútbol, no podía vivir.

Ahora reconoce que eran pensamientos precipitados, pero en el momento no piensas, sólo reaccionas a cómo te sientes. Su bajo estado anímico hizo que se alejara de sus compañeras de equipo, lo que no fue una buena idea. La insistencia de algunas, incluyendo la intervención de su familia, en especial de nuevo su papá Bernard, la ayudaron a recuperarse. Sin ellos, tal vez hubiéramos perdido a una gran futbolista de una manera lamentable. Pero Smith pudo salir adelante y esos días sólo forman parte de su pasado y no volverán a afectar su presente ni peligrar su futuro.

¿Una futura entrenadora inglesa?

Smith, en el año 2013 asumió un rol similar al de una entrenadora en el Arsenal. Además apoyaba en su labor al manager del equipo, Pedro Martinez Losa. En los temas de contratos y auspicios, el apoyo de Martinez era Smith.

Al momento de entrenar a las chicas del equipo, de dar consejos era Smith quien estaba más que dispuesta a compartir su experiencia. Pero no es que ya esté pensando que es toda una Directora Técnica. Sabe que tiene mucho camino por recorrer para eso, pero está aprendiendo a la vez que busca ayudar a sus compañeras del Arsenal. Y quién sabe, tal vez pueda llegar a entrenar a otros equipos de Europa. Incluso en el extranjero. Es una muy buena forma de seguir apoyando el deporte que tanto ama.

//platform.twitter.com/widgets.js

0 Comments

No Comment.