Los entrenamientos es lo más básico, es lo que te ayuda a mejorar como jugadora. En los entrenamientos nosotras nos potenciamos, ganamos ritmo, velocidad y resistencia. Si haces una buena sesión irás mejorando poco a poco en tu rendimiento. Pero para ello hay cosas que no debes hacer en durante el entrenamiento.

El silencio es tu mejor amigo

En una sesión hay tiempo para todo. Pero el silencio será tu mayor aliado. ¿Por qué? Te ayuda a concentrarte en cada ejercicio, en tu respiración y en los músculos que estás trabajando. Además que al no hablar, ayudará a que no te comience a doler el vaso, ni el estómago debido al sobre esfuerzo.

Además de la concentración, al no estar hablando con tus compañeras, pondrás más atención a los ejercicios y podrás hacerlos mejor.

El “No puedo” será tu perdición

Si lo dices, entonces se volverá realidad. Así de simple, porque tu cerebro ya se hizo a la idea para no dejarte llegar a tu punto máximo. Para que pueda ir evolucionando tienes que exigirle a tu cuerpo para que puedas dar más. Así y sólo así podrás mejorar en tu rendimiento.

Al exigirle a tu cuerpo más de lo que puedes es hacer que se generen microroturas, para que luego el músculo crezca y los desarrolles.

Es sólo un entrenamiento, no la final de Champions

Si hay partido de práctica, reducido o algún juego con balón. No vayas fuerte, podrás lesionar a una jugadora de tu equipo. En los entrenamientos hay que darlo todo, pero también hay que tener sentido común o simplement tino para poder ir a las pelotas. O a quitar un balón. Tranquila, no vayas con la pierna en alto, cuida los codos y los pelotazos lo que menos se necesita es que una esté fuera de un partido por un descuido tuyo.

¡Hey! Presta atención

La concentración es lo principal para el fútbol. Así evitaras equivocarte en los circuitos, pases, diagonales, disparos o cierres. Debes estar atenta para memorizar cómo se desenvuelve cada jugadora y tratar de amoldarse para poder hacer un mejor trabajo en equipo. Además no te olvides que tienes que grabarte los sistemas. Tanto defensivos, como ofensivos, los relevos, las coberturas, las jugadas preparadas y los movimientos que tienes que hacer durante el partido. Si te distraes, serás una carga en vez de una ayuda.

¿Alguien la baja de su nube?

Lo peor que puedes hacer durante los entrenamientos es creer que eres superior a tus compañeras. Una cosa es saber que eres buena y otra muy distinta es ser presumida. Los lujos déjalos para la cancha, en el entrenamiento dedícate a ser mejor. No solo de la boca para afuera, demuestra porque eres la “estrella” del equipo.

Si eres buena y te dedicas a entrenar y apoyar a todas tus compañeras, serás una pieza fundamental, tanto dentro como fuera de la cancha. Además de ser una líder y por qué no, hasta la capitana.  

Cinco tips para que logres un rendimiento óptimo dentro del equipo. Una jugadora estrella se define por cuánto trabaja para ser la mejor.

0 Comments

No Comment.