Es un método para patear el balón pasando una pierna detrás de la otra. Hasta ahí todo bien, es un recurso más del fútbol, pero luego viene la interminable discusión. ¿Es un lujo o un recurso necesario?

A lo largo de la historia del fútbol se ha venido usando este estilo de golpeo de balón. Es más la primera vez que se realizó este lanzamiento fue en 1948. Ricardo Infante, quien jugaba para Estudiantes de la Plata (Argentina). Fue la revista “El Gráfico” que nombró a esta hazaña usando la expresión “hacerse la rabona”. Rabona, dícese, en la jerga argentina es para lo niños que NO asisten a la escuela sin que sus padres lo sepan.

Ese día nació la “rabona”. Pero no hacía alusión a algo extraordinario. Si no que la idea era: Sacarle la vuelta a tu déficit de habilidades para pegarle a la pelota con tu pierna hábil. Claro que hoy en día, hay rabonas que son dignas de ser enmarcadas, porque son todas unas obras de arte.

Muchos jugadores a lo largo de la historia han hecho, de este recurso, como algo habitual en su juego. Por ejemplo Diego Maradona, quien ha sido uno de los jugadores que podía mandar centros desde ambas bandas del campo, e incluso anotar goles con esta técnica.

Claudio Borghi, ex entrenador de la selección chilena, también usó de forma seguida este recurso durante su tiempo como jugador. Su explicación era que trabajaba en esta técnica, porque su otra pierna solo servía como apoyo, mas no para patear un balón.

Hoy en día uno de los jugadores que ha utilizado la rabona es Ángel Di María, quien ha demostrado la capacidad para que este recurso pueda dañar a las defensas más duras. Al igual que Di María, están Quaresma y Tomás Müller. Incluso Marta Vieira la ha usado en su juego.

//coub.com/embed/rysd1?muted=false&autostart=false&originalSize=false&startWithHD=false

Una vez que vimos un poco de la historia y jugadores que usaban o usan esta técnica, viene la gran pregunta. ¿Cómo hacer la rabona? Bueno te la explicaremos en 4 pasos.

Paso 1: Saber con cuál pie patear. Recuerda que la idea de la rabona es que tu pierna menos hábil no sea la que ejecuta el disparo. Así, una vez que identificas la pierna, posiciona la pelota al lado de la cara externa de tu pie de apoyo. Ejemplo. Si vas a patear con la derecha, pon la pelota al lado del borde externo del pie izquierdo.

Paso 2: Una vez que está la pelota ubicada, lleva la pierna que hará la ejecución hacia atrás de la otra. Como formando una equis con tus tobillos.

Paso 3: Golpea el balón, al momento de llevar tu pierna hábil por detrás de la otra, hazlo de forma que tenga el impulso suficiente para que puedas patear bien el balón.

Paso 4: Práctica, es la única forma de que puedas mejorar está técnica. Esto te pueda salvar en momentos claves de una jugada.

¡Listo! Ahora que sabes hacer la rabona, muéstranos cómo lo haces. Y recuerda, si la haces como recurso te ahorrarás unas patadas luego. Si la usas como lujo o provocación, atente a las consecuencias.

0 Comments

No Comment.