Uno de los goles más recordados en la Copa Mundial Femenina es el gol de Abby Wambach al minuto 122 contra la selección verdeamarela. Durante ese partido de cuartos de final del 2011, Brasil llevaba la delantera en el marcador (2-1), gracias a una genialidad de Marta. Entonces vendría esta jugada. Todos recuerda el cabezazo de Wambach, pero pocos recuerda el largo pase de Megan Rapinoe. Ella recibe la pelota pasando el medio campo. Con la tranquilidad de una veterana, la entereza de una luchadora y una serenidad ajena al pitazo final. A los 122 minutos pone un pase gol exquisito a la cabeza de la salvadora de la noche. Una asistencia que valió un pase a una semifinal, un centro que voló desde el lateral derecho hacia el segundo palo con tanta exactitud que ni ella misma tiene una respuesta para su genialidad.

//coub.com/embed/t7jw5?muted=false&autostart=false&originalSize=false&startWithHD=false

La técnica es la mejor aliada

Pinoe, como es más conocida, creció en un familia dedicada al deporte. Desde pequeña ella y su gemela Rachel fueron entrenadas por su padre, Jim Rapinoe. En una familia donde se podría armar una selección de futsal, ya que eran cinco hermanos, tenias que ser la mejor para sobresalir. De ahí viene la cualidad más grande del juego de Megan, su gran habilidad y visión del balón.

Megan y Rachel Rapinoe. Fuente: Bustle.com
Megan y Rachel Rapinoe. Fuente: Bustle.com

Pasó su juventud en el equipo de Sacramento Pride, donde jugó la tercera división del fútbol femenino estadounidense. Luego pasó a la liga universitaria donde representaba a los Portland Pilots. Su carrera profesional en sí inició en el 2009, donde estuvo en los Chicago Red Stars, Philadelphia Independence, Jack Magico y Sydney Fc. Donde deambulaba entre los años 2009 y 2011, siendo no una jugadora importante en clubes. Hasta que se vestía con la casaca de la selección.

Su debut con la selección absoluta fue en el 2006, pero tuvo que retirarse. Luego de haber estado ausente dos años (2007, 2008) en su seleccionado por lesiones, llegó para regresar a Estados Unidos a la gloria. La portadora de la dorsal 15 en la selección de las barras y las estrellas se consagró como una gran asistidora durante la época dorada de su selección. Cuando Estados Unidos logró el subcampeonato mundial, la tercera medalla de oro consecutiva y el campeonato mundial en el 2015. Por ello está en la tabla de asistidores históricas de la selección con 40 pases gol.

El día que marcó historia

Estados Unidos se enfrentaba a Canadá por la semifinal de los Juegos Olímpicos Londres 2012. Aquél día el mundo no lo sabía pero iba a presenciar el primer gol olímpico marcado en unos juegos olímpicos. Y no fue Lloyd o Wambach o Morgan, fue la mediocampista, Rapinoe.

Aquel día no podían permitir una derrota, luego del fiasco de la final del mundial del año anterior. EUA estaba abajo en el marcador desde el minuto 22. Y no fue hasta el 53 cuando llegó un córner para el equipo estadounidense. La encargada, la 15 norteamericana. Pone la pelota sobre la línea del semicírculo y se prepara para darle con su botín derecho. Una vez la pelota en los aires, se fue cerrando de tal forma, que la portera y las defensas canadienses no pudieron sacarla del arco. Iguales en el marcador, ese partido terminaría con un empate a tres a los noventa, hasta que Morgan dio el gol de la victoria a los 122 minutos.

//coub.com/embed/t7k80?muted=false&autostart=false&originalSize=false&startWithHD=false

Rapinoe ha marcado 31 goles con la selección, pero aquella anotación fue la que la llevó a la portada de los diarios. Además de ser el campeonato que la llevará a jugar por el Olympique de Lyon, donde llegó a ser la primera norteamericana en lograr jugar una final de Champions. Luego de haber estado toda su vida en Estado Unidos siendo una jugadora promedio, pero destacando con su selección.

Rapinoe con la camiseta del Lyon. Fuente: Wikipedia.
Rapinoe con la camiseta del Lyon. Fuente: Wikipedia.

Depués de su paso por París consiguió ser una jugadora regular, y mucho más influyentes en sus clubes. Como ahora siendo la figura del Seattle Reign, donde ha jugado 40 partidos y ha anotado 18 goles. 

Una mujer que demostró amor, compromiso y entrega por su selección. Desde su infancia, hasta ahora demostró que no hay que ser la goleadora o la mejor pagada para ser una leyenda. Megan Rapinoe, no es la más alta, ni la más veloz, ni la más fuerte. Pero demostró que la habilidad y una buena técnica te podrían llevar lejos. Una jugadora que por su versatilidad consiguió hacerse un hueco entre las más grandes futbolistas de norteamérica.

1 Comments
Jeisy 10 mayo, 2017
| |

Me gustó la reseña sobre la gran Pinoe, no hará comerciales ni será la más requerida por la prensa pero se consagró y metió al bolsillo a sus paisanos con ese pase magistral a Abby en el 2011, que gran jugada, cada vez que lo veo me emociono igual.