Sue Campbell pertenece a una clase de aristocracia británica que se ha ganado el título de Baronesa haciendo que su país evolucione.  En la tierra del fútbol, el practicado por las mujeres estaba en un estado deplorable desde hace cuarenta años. Encargada de mejorar el deporte en todo Inglaterra desde el 2004, hace poco ocupó las portadas de los diarios ingleses con una excelente noticia: asegurar el éxito del fútbol femenino inglés.

Gracias al esfuerzo de una generación de futbolistas brillantes que consiguieron un tercer lugar en la Copa del Mundo de 2015 y una medalla de Bronce en las Olimpiadas de Río, los medios y el gobierno prestaron atención a esa liga subdesarrollada que obtenía mejores resultados que la millonaria selección masculina.

Campbell declaró para el diario The Guardian, que ha activado los mecanismos necesarios para mejorar la inversión para crear una Liga Femenina Europea, la apertura de más de mil clubes para niñas de educación primaria, una red de entrenamiento con un convenio con universidades e instituciones integradas a un “programa de talentos”.

Contratada en el 2004  con la vista puesta en mejorar las actuaciones olímpicas,  la antigua profesional del Netball —una mezcla de balonmano y básquet— es una de las mujeres más influyentes del Reino Unido, debido al éxito de su gestión deportiva. Pasaron de 11 medallas en Sydney 2000 a 65 en las de Londres 2012 y 67 en Río 2016. Sólo superados por Estados Unidos y China en poco más de una década. Hasta que ella llegara para dirigir los deportes de su país la mejor ubicación en el medallero se remontaba a 1920 en las olimpiadas de Antwerp en Bélgica. Eso la convierte en la mejor gerente deportiva de la historia.

Lo que el fútbol femenino va a ganar con una mujer como ella a cargo

En una entrevista para la BBC al comienzo de su gestión declaró “Nunca tendremos dinero suficiente. Es como usamos el que tenemos para crear el mayor impacto”. A pesar de lo que el sentido común nos dice, no se trata de darle más dinero a los atletas. “Sino cómo hacemos que todo el sistema, sus entrenadores, sus terapeutas y sus dirigentes, se beneficien”.

Sue Campbell en la sexta conferencia anual de Educación Física, Desarrollo del Deporte y Entrenadores en la universidad Sheffield Hallam, en el Reino Unido. / Fuente: shu.ac.uk
Sue Campbell en la sexta conferencia anual de Educación Física, Desarrollo del Deporte y Entrenadores en la universidad Sheffield Hallam, en el Reino Unido. / Fuente: shu.ac.uk

La verdad es que no se necesitan más atletas millonarias sino un sistema sólido

No saber sobre un deporte a veces te libra de las muchas barreras mentales que no pueden superar las personas que están involucradas en el día a día. Conversando con  entrenadores, autoridades del deporte, universidades y futbolistas, preguntando desde lo más elemental como “¿Cuántas chicas entrenan aquí? o ¿Cuántas ligas existen? más que una información, buscaba encontrar las trabas que no permitían progresar al fútbol femenino.

Una de los primeras propuestas surgidas a partir de su investigación se llama la “Iniciativa Premier”,  que busca la creación de clubes de entrenamiento para niñas de educación primaria. Así, desde una temprana edad (será dirigido para niñas desde los 5 años), posean un interés por el deporte. A cambio, estos clubes serán apoyados por la Asociación de Fútbol. De esta forma no dependen de los clubes grandes que buscan ganar dinero, y no necesariamente formar a niñas.

Sue Campbell entregando el premio de Confianza Deportiva de Brooke Weston a la niña Caitlin Muro. / Fuente: northantstelegraph.co.uk
Sue Campbell entregando el premio de Confianza Deportiva de Brooke Weston a la niña Caitlin Muro. / Fuente: northantstelegraph.co.uk

El impacto de esta propuestas debería ser imitado por otras asociaciones de fútbol, pues asegura la formación del talento, algo clave para tener éxito de forma sostenido.

Otra medida enfocada en el sistema es que que trabajará en desarrollar más entrenadoras. Sólo en el Reino Unido de cada 100 entrenadores, 10 son mujeres. La mayoría siendo un trabajo de medio tiempo.  Campbell no dice que la labor de un entrenador esté mal, pero la presencia femenina en dicho campo es mínima. Por eso, busca establecer convenios con universidades e instituciones, para poder brindar la educación adecuada a jóvenes y mujeres que busquen realizarse en esa área. Campbell ya envió cartas a 10 instituciones para que sean partícipes de esta iniciativa. Que hayan más entrenadoras facilitará que más familias depositen su confianza en la formación de sus hijos.

Sue Campbell en la premiación anual Sportswoman en el 2015. / Fuente: thefa.com
Sue Campbell en la premiación anual Sportswoman en el 2015. / Fuente: thefa.com

Siempre hemos escuchado hablar de la importancia de los semilleros. Pero pocos hablan de los beneficios sociales de incluir a más niñas involucrándose en un deporte con tan buena infraestructura. En el Reino Unido los problemas de obesidad y baja autoestima se da en 1 de cada 10 niñas menores de diez años.  La baronesa piensa que con el fútbol se pueden enfrentar ambos.  Es una transformación integral, no estamos mejorando sólo el deporte, están mejorando una sociedad.

Una hija feliz, es un padre feliz. Un padre feliz es un trabajador excelente, un trabajador excelente, es más productivo y creativo. Ese efecto multiplicado por millones de familias, como una plaga alegre.

Lo que está haciendo la Baronesa Sue Campbell es nivelar la cancha de oportunidades. Demostrando lo útil que puede ser que el fútbol femenino sea masificado en todo el mundo. Liderando como sólo una mujer puede hacerlo: haciendo que todos ganemos.  

0 Comments

No Comment.