La profesionales ya demostraron que ser mamá y jugar fútbol no es un problema. ¿Te animarías a llegar a las canchas?

Uno de los miedos más grandes de una futbolera es no poder volver al campo de juego. Antiguamente se creía que una mujer luego de dar a luz no podía volver a hacer ejercicio. Hoy en día incluso es recomendable, ya que ayuda a la recuperación post parto.

Fuente: Twitter USWNT. 
Fuente: Twitter USWNT. 

Hoy en día se puede ser jugadora élite, salir embarazada y regresar a tu nivel. Antes, era otra historia.

En el 2014 The FIFA Weekly publicaba lo que era un grito ahogado de una desahuciada retirada del fútbol. ¿La razón por la cual colgó las botas? La maternidad. Esa fase en la vida de una mujer, que muchas lo rechazan hoy en día, por miedo a no cuplir sus metas o simplemente por el simple hecho de no quererlos.

¿Qué pasa cuando una futbolista quiere tener un hijo, pero no quiere alejarse del fútbol? Renunciar era la palabra. Así como lo hizo Hanna Marklund, la central Sueca que destacó tanto en su selección como en clubes. Once años, 118 y 16 goles más tarde la treintañera Marklund salió del césped para gestar a un ser.

Fuente: Sportpodden. 
Fuente: Sportpodden. 

En aquél entonces fue una decisión propia, que le dolió a todo un país una de las mejores jugadoras de la época decía adiós, para iniciar una nueva etapa en su vida. ¿La pregunta es porque no regresó? Simple, ahora tenía un familia y no había el apoyo para que ella pudiera criar a sus hijos y jugar.

Ella se retiró en el 2008, lo que quiere decir que el fútbol femenino ha tenido que haber avanzado, en ese aspecto, luego de casi 10 años.

Ahora en estos tiempos se ha podido evolucionar en el tema, por ejemplo. Sydney Leroux hace poco dio a luz a su primogénito. Ella dio su anuncio de su embarazo en las vísperas a las calificaciones a los Juegos Olímpicos de Río 2016. Una gestación que tomó por sorpresas a los hinchas y hasta los mismos padres. Pero luego de la asimilación, llegó lo más duro. Los nueve meses de trabajo constante.

Fuente: Instagram Leroux
Fuente: Instagram Leroux

En Septiembre del año pasado, Leroux anunció el nacimiento de su pequeño Cassius. Para noviembre del mismo año, la 2 de la selección norteamericanas ya estaba realizado ejercicios, para lo que sería su vuelta a las canchas. En abril del 2017 Sydney ha vuelto al campo de juego, y anotó un gol.

Cinco mese fue el tiempo que se tomó la extremo norteamericana para poder volver a las canchas de la mejor forma, luego de dar a luz. Ahora, se ve al pequeño junto a su madre, incluso en el campo de entrenamiento y gimnasio. Un apoyo que le da el club, la selección y el fútbol femenino estadounidense. Para que pueda tener lo mejor de dos mundos. La vida materna y ser la futbolista de élite que siempre ha sido.

Fuente: Instagram Leroux
Fuente: Instagram Leroux

No es necesario ser de élite para hacer fútbol y tener tus hijos

En la ciudad de Liverpool un grupo de mamás se juntan todos los viernes, para olvidarse de cualquier responsabilidad y ser simplemente futboleras. “MumBall” es el punto más conocido por los liverpulianos.

Un grupo creado por dos jugadoras que no tuvieron las mismas oportunidades que hoy en día hay. Becki Gerrad y su mejor amiga Louise, entraron en depresión post parto al no poder volver al nivel que tenían antes en el campo de juego. Así decidieron tener un equipo donde sean las mamás las que manden.

Fuente: Panenka. 
Fuente: Panenka. 

La idea del “MumBall” es que las madres se olviden de sus responsabilidades por un rato, es como una medicina de morfina al cerebro. Donde a través del sudor y el esfuerzo físico, se olvidan de la cena del viernes y se la encargan a los padres.

Es incluso en aquella ciudad inglesa como una religión, que incluso las niñas no paran de preguntar a sus madres si van a jugar fútbol. Un equipo de madres que se podría convertir en una actividad madre e hija.

Hoy en día la maternidad dejó de ser una obligación para las mujeres. Las que quieren la toman, las que no, siguen lo que quieren hacer. En el fútbol femenino este tema ha evolucionado, como lo vimos con Leroux. Pero también están las que se retiran para hacer su familia como Célia Sasic, pero es cuestión de elección. Solo hay que recordar una mamá futbolera vale por dos.

0 Comments

No Comment.