Conoce la historia de la DT de la selección nacional de Brasil.

Emily Lima durante su presentación como entrenadora de la selección femenina. / Foto: fifa.com
Emily Lima durante su presentación como entrenadora de la selección femenina. / Foto: fifa.com

Durante una entrevista en su presentación como entrenadora de la selección, Emily Lima se mostraba muy segura ante las preguntas que recibía sobre su nuevo papel en el fútbol nacional. Una de ellas fue ¿qué pretendía lograr con la selección? A lo cual ella respondió: “Un juego más moderno”.

Ella admira mucho la técnica de Felipao, entrenador de la selección de Brasil en el 2001 y 2012. Su compenetración con sus jugadores siempre fue algo fascinante para ella. Y ella siente que eso no ocurría cuando un hombre dirigía una escuadra femenina. Puede que haya un buen nivel técnico, pero al momento de conectar no es el mismo resultado. También una combinación de la agresividad del estilo alemán con la técnica y eficacia del estilo francés.

Lima está decidida a lograr eso y así, llevar a la selección femenina al éxito que muchas veces se le ha negado.

Emily Lima empezó a su carrera como futbolista a los 13 años. Empezó en el Saad, uno de los clubes más prestigiosos de Brasil. Era una delantera rápida, su habilidad la llevó a jugar en España, Portugal e Italia. Todo apuntaba que jugaría un largo tiempo y se haría una veterana. Pero el destino tenía otros planes. Sus rodillas no querían seguir, los dolores que experimentaba eran gritos que decían ¡BASTA! El médico le dijo que era un problema en sus músculos de esa zona, que tenía que parar de jugar. Ella tenía 29 años.

Pensó que la vida en la cancha había terminado. Pero si no fuera por apoyo de su hermano, ella no habría decidido ser entrenadora.

Su idea original era dedicarse a la gestión del fútbol femenino. Algo como un trabajo de oficina. Gracias a su hermano Weber, quien le insistió que ella merecía estar en la cancha y no en un escritorio. “¿No puedes jugar tú? Entonces enseña a chicas a jugar como tú”.

La entrenadora brasilera Emily Lima. / Foto: fifa.com
La entrenadora brasilera Emily Lima. / Foto: fifa.com

Y así fue cómo la convenció a que se dedicara a la parte técnica del fútbol. Lima se encargaría de estudiar la parte teórica del fútbol y preparar a jóvenes para que se desempeñen bien en el fútbol. Pero no fue fácil y no me refiero por el estudio.

La discriminación era bastante fuerte ante una mujer que buscaba ejercer como entrenadora.

Pero Lima no hizo caso, ella sabía que podía lograrlo y no por nimiedades como el sexo. Ella tenía la seguridad que estaba capacitada para hacerlo. Y es lo que piensa del fútbol femenino. No es especial porque es de mujeres, ni es menos por eso. En la palabras de la entrenadora, el fútbol femenino merece ser reconocido porque es tan capaz y entretenido como el masculino.

Emily Lima con sus dirigidas. / Foto: fifa.com
Emily Lima con sus dirigidas. / Foto: fifa.com

Es un cambio cultural, social, pero las barreras están cayendo y Lima está conquistando nuevos espacios, poco a poco. Empezó a trabajar como asistente técnica y supervisora del club Portuguesa en Sao Paolo en el 2010. Fue el siguiente año donde logró lo que muchos le decían era imposible: se convirtió en la entrenadora del club Atlético Juventus.

Ahora, después de 6 años de demostrar su valía y capacidad como entrenadora, ella es la primera mujer en dirigir a la selección femenina de Brasil y en los 5 partidos que ha dirigido desde su nombramiento (noviembre 2016), todos han sido victorias.

La comunicación con sus dirigidas es muy buena y el nivel técnico que tienen es bastante alto.

Lima quiere utilizar a las más grandes atletas del momento en Brasil. Y muchas pensaran en Marta, la mejor jugadora del mundo. Pero la entrenadora desea sacar a la luz y con su máximo potencial a las nuevas leyendas y una de ellas se llama Andressa Cavallari o Andressinha, la cual es muy probable sea la sucesora, en responsabilidad,  de la gran Marta.

Ella es la representación exacta de cómo los brasileros ven el fútbol: juego, velocidad, gambeta, compenetración de equipo y sobre todo, compromiso. Y sólo cuenta con 21 años. Pero además ella busca ayudar a sus compañeras a lograr los goles. Ella hace que lo difícil se vuelva fácil y este tipo de empatía y técnica es lo que busca Lima en sus dirigidas.

Varias juegan en el Corinthians o en el Santos, principalmente, donde tienen condiciones de trabajo muy buenas, lo cual es gratificante para ella saber que sus chicas son reconocidas por su trabajo y esfuerzo.

Emily Lima y la selección disfrutando del entrenamiento. / Foto: fifa.com
Emily Lima y la selección disfrutando del entrenamiento. / Foto: fifa.com

Lima opina que el fútbol femenino y el masculino se necesitan el uno del otro para crecer. La entrenadora opina que la medida que opta la CONMEBOL y la FIFA, que cada club tenga su equipo femenino es muy buena. Tanto mujeres como hombres merecen disfrutar del fútbol y jugarlo con los mismos derechos y facilidades que las asociaciones y clubes otorgan. Y ella está lista para demostrarlo con sus dirigidas.

0 Comments

No Comment.