Si ya saben como soy, por qué me aceptaron en el equipo.

Cuando estás en un equipo de fútbol pasas un tiempo en un lugar donde todas las locuras de tus compañeras salen a flote, el vestuario. Ahí es donde te alistas para el encuentro, pero una vez que tus amigas ingresan se vuelve un caos, es el momento para lidiar con las diferentes personalidades que hay dentro. Esas que muchas veces no se ven en la cancha.

Las que madrugan y siempre llegan temprano

Bueno sería que fuera por media hora o minutos. Pero no, ella aparece en el vestuario con unas 3 horas de anticipación. Prácticamente abre la puerta. Lo peor es que ella quiere que todas estén listas, cuando recién acabamos de llegar.  Pero aún falta una hora para el partido. Siempre es la misma historia con ella. En el caso de estas personas es que son muy ansiosas entonces para poder calmarse y lograr una concentración tienen que haber llegado al lugar indicado, de lo contrario se volverían locas.

Fuente: pbs
Fuente: pbs

Las que nunca encuentra nada en su mochila

Luego está la persona que pareciera que tuviera un hechizo de expansión en su bolso. Jamás puede encontrar nada dentro de su maleta. Entonces llega a un punto de desesperación, donde empieza a sacar todo y tiene miles de botellas de agua, comida, cuadernos e incluso puede tener a su mascota. UN CAOS TOTAL.  

La que se olvida de hasta las zapatillas.

Esta es clásica, llega a tiempo y está hablando con todas y cuando es momento de cambiarse se da cuenta que le faltan las canilleras, o la medias o en el peor de los casos le falta una de las zapatillas. Lo más trágico es que no se acuerda cuando aún queda tiempo como para poder solucionarlo. ¡NO! todo ocurre cuando faltan cinco minutos para el partido. Pero una persona que es olvidadiza es porque su cerebro está concentrado en otras cosas, que son más importantes. Por ello está tan mentalizada en el partido que su músculo principal, simplemente hace que los siguientes 90 minutos estén presente en su cabeza, no hay más. Por ello en los equipos grandes, hay utileros, para que no pase este tipo de situaciones.

La que siempre tiene que ir al baño

Cada vez que llega tiene que usar el baño, es como si no fuera cuando sale de su casa. Además es muy nerviosa y en un partido importante, el estómago le pasa malas jugadas. Ahí el inodoro se convierte en su nuevo mejor amigo. Es algo común, pero en un equipo nunca falta la que siempre tiene que usar los servicios.

La que no le sale el peinado perfecto

Fuent: Zeta Boards
Fuent: Zeta Boards

El peinado es parte importante para nosotras, porque debemos impedir que durante los minutos de juego nos interrumpa. Pero ella quiere el peinado ideal y no saldrá al césped si es que no lo tiene. Cada cabello tiene que estar en el lugar perfecto, al igual que la vincha y el colet. A veces es estresante ya que muchas veces, pregunta como se ve o una compañera le hace el peinado y lo repite entre 20 a 50 veces en media hora.

La que le gusta la música

Ella es la que le pone el ritmo, su parlante es parte de su mochila, lo lleva a todos lados y en el vestuario no falta. Desde pop, rock, hasta la cumbia ella es la encargada de llevar la fiesta. Al final así no te guste la música que toca te terminas acostumbrando y hasta bailando. Es la que siempre está con las últimas canciones así que no tienes por qué preocuparte. De hecho, cuando ella pone la música nos está ayudando a que nuestros músculos ya se están preparando para la actividad física. Ya que está ayuda a que no te des cuenta, de que vas hacer esfuerzo físico. Jugar con una melodía en la cabeza, es algo recomendable.

Fuente: the odyssey. 
Fuente: the odyssey. 

La que siempre está alentando

Es una personalidad muy positiva, ya que siempre está dando ánimos y diciendo que todo va a salir bien. Su mente sólo está en la victoria y se enfoca en ella y lo transmite a todo el equipo. Además es la que normalmente empieza la arenga.

La que se concentra

Ella es casi invisible en el vestuario, sus auriculares siempre están en sus oídos. Ya estando lista para el partido, se dispone a entrar en “la zona” donde ella se encuentra con su futbolera interior. Es una buena técnica para poder visualizar el partido, a ella no le importa el caos que puede haber, está enfocada. De hecho se ha comprobado que los deportistas que escuchan música han aumentado en 15% su rendimiento. Según una investigación de la Brunel London University.

Fuente: Pbs. 
Fuente: Pbs. 

La que molesta a todas

Está la que no puede vivir sin hacer una broma, un chiste o cualquier cosas para poder fastidiar a las compañeras. Esconder canilleras, colets, zapatillas o tape son parte de su repertorio. Te amarra los pasadores de las zapatillas, para que te caigas o te golpea con la toalla enrollada. Pero le da vida al vestuario y te ríes de lo que hace. En realidad lo hace para desviar la atención. No quiere que se den cuenta que está nerviosa, ansiosa e incluso asustada por el partido, por ello lo disimula con bromas.

La que llega tarde

Está es clásica, su excusa, se quedó dormida. Pero siempre llega faltando pocos minutos para el inicio del partido. Cuando aparece a la hora indicada, es un milagro. Eso sí, siempre es sin estar lista. Es la última en salir, o incluso toma desayuno en el vestuario. Pero bueno así la llegan a querer y es parte del equipo. Este tipo de personas, son tardones crónicos ya que no planifican o subestiman al tiempo. Además este tipo de personas no procesan el tiempo como todas las demás, es como si reloj personal avanzara lento.

Estas son algunas personalidades dentro de un equipo, ¿que otra más hay?

Fuentes: Omicrono.elespanol.com / emptyclosets.com / originalmusic.es / Apunts.org / Infobae.com

0 Comments

No Comment.