Mamás, es hora de que sepan la verdad. Las mochilas de nosotras son peor que una zona de guerra y es bien difícil que la organicemos. Es el lugar donde guardamos de todo. Es en serio, DE TODO.

Características de la mochila de una futbolera.

¿Carteras? ¡Jamás!

Las mochilas son para nosotras. Dos tirantes, va a la espalda y grande. Carteras grandes, no hay, siempre son los bolsos los que van con el outfit. Si no es una mochila tenemos una maleta deportiva que tiene un tirante largo para colgártela al hombro y listo  Además necesitamos espacio para guardar las zapatilla, las canilleras, el uniforme, la muda de ropa, cepillo y la billetera. Requerimos de algo funcional y que no llame mucho la atención.

Preferimos los colores oscuros

Futbolera que se respeta, su mamá le ha dicho que no puede comprar mochilas de colores claros, porque se nota la suciedad. Y pasa, es que es muy difícil que la mochila esté limpia siquiera una semana. Es más apenas está recién lavada, se tira por ahí para pode entrenar o jugar y ahí otra vez vuelve la suciedad. Es más, ni el uniforme está impecable para el siguiente partido, ¿por qué? pues simplemente se pasó una semana en la mochila. Así que el mal olor va de la mano, en algunos casos.

Fuente: Psicoayudateonline.
Fuente: Psicoayudateonline.

De ahí puede salir hasta un perrito

Una vez que empiezas a buscar algo dentro de tu mochila y no lo encuentras llega el punto en el que tienes que sacar todo lo de adentro para poder seguir con la misión. Pues ahí puede salir zapatillas, comida (tanto en buen estado, como en mal estado), medias, ropa (que no incluye el uniforme), toalla, miles de envoltorios de comida, botellas de agua, papeles, cuadernos y libros. Sin duda uno nunca sabe lo que tiene hasta que abre su bolso. En realidad parece que es interminable. Es como si tuviera un hechizo indetectable de expansión como la de Hermione de Harry Potter.

Luego sólo quedan los enboltorios. Fuente: apeadero. 
Luego sólo quedan los enboltorios. Fuente: apeadero. 

Ya es hora de cambiar

Nosotras no cambiamos de mochila como si fuera una temporada. NO, un bolso nos puede durar hasta 5 años o hasta que se rompa, lo que pase primero. Podemos tener 5 maletas, pero siempre tenemos una que es la predilecta y es usada 24×7 los 365 del año, sin excepción. Puede estar despintada y con huecos pero para nosotras será la única en nuestros corazones. Hasta que llega el momento de renovar y la nueva mochila es cuidada con mucha cautela, que vienen a ser más o menos 4 días o hasta el día de la pichanga.

Pobre esa mochila

Puede ser que el mismo bolso sea usado para el fútbol, la escuela o la universidad u otras actividades que tengamos. Entonces, pasa que hay muchas cosas combinadas, se hace un sobrecargo. La maltratamos. Además de ser usada, para lo que fue hecha, también puede ser una pelota, un arco o un cono de entrenamiento. Para nosotras es multifuncional.

Algo así termina. Fuente: reclamos.cl
Algo así termina. Fuente: reclamos.cl

Aquellas que manejan

Esto es en algunos casos, pero hay futboleras que tienen la posibilidad de tener un auto. Pues aquel vehículo se convierte en su mochila, vestuario y hasta en habitación. Todas las características anteriores también está dentro del carro. El uniforme, la ropa de cambio, las toallas, las canilleras y la comida está regada por todo el lugar.

En mi desorden tengo mi propio orden

Dejemos algo muy claro: mi mochila NO SE TOCA, a menos que tengas permiso. Porque es sagrado para las futboleras lo que hay adentro. Además existe la privacidad. Simplemente no puedes coger el bolso y empezar a buscar si te falta algo. Ya que por más que sea un desorden, cada una sabe exactamente que tiene dentro y en donde está.

Así que mamás ya saben, dejen de renegar por las mochilas. Así somos las futboleras, pero bueno, una jugadora no se mide por cómo está su bolso si no por su talento.

0 Comments

No Comment.